Aprende un idioma siendo adulto

Evita la frustración y depresión al aprender un idioma cuando eres adulto

Aprende un idioma siendo adulto.

Un proceso de language coaching genera muchas inquietudes cuando uno es adulto, porque la frustración y depresión tienden a ganar cuando se quiere aprender un idioma nuevo. Sin embargo queremos darte palabras de aliento porque un adulto tiene todas las capacidades para aprender un idioma.

¿Será que el loro viejo sí aprende a hablar? ¿Tendré el tiempo? ¿Podré hacerlo antes de que mis colegas más jóvenes y viajados me quiten el puesto? ¿Se me acabarán las oportunidades?

Es triste que los adultos piensen así, pero este es el drama de la mayoría de los ejecutivos que vienen a trabajar procesos de language coaching con BSR Idiomas.

 “Tengo un buen nivel, pero no entiendo lo que dice mi jefe.” 

“Yo no puedo expresar mis ideas con toda seguridad en la reunión.” 

“Me frustra ver cómo personas con menos experiencia se roban el protagonismo porque hablan mejor inglés”

 “Estoy aburrido de tener que volar bajo el radar”. 

“Tengo días que siento que vuelo en el idioma, entiendo películas, escucho podcasts, socializo y al día siguiente tengo una reunión con mi jefe y me corchan con dos preguntas. Lo peor es que los demás entienden y siento que hago el ridículo”. 

¡No te deprimas!

Estas frases empiezan a minar al ejecutivo, quien eventualmente entra en un círculo vicioso  que no sólo obstaculiza su proceso de language coaching o aprendizaje de idiomas, sino que afecta seriamente su bienestar general. 

Cómo siempre un poco de perspectiva ayuda a que las personas entiendan que con una buena guía, y con mucha resolución, van a encontrar el camino correcto. Con BSR Idiomas evita la frustración y depresión; te compartimos varios puntos para que reflexiones si vale la pena tirar la toalla cuando estás tan cerca de conseguir la meta. 

Te adamos algunos consejos.

Comparar la rapidez con la que un niño aprende un idioma con la de un adulto es como comparar peras con manzanas. Es verdad, los más pequeños van adquiriendo el idioma como parte de un juego, imitando lo que oyen en una clase sin pensarlo dos veces. 

  1. Existen ventajas cuando se aprende un idioma de adulto

En el caso de los adolescentes, estos pueden imitar cualquier acento sin problema. 

Sin embargo, un adulto tiene la capacidad de leer y escuchar temas avanzados por un tiempo extendido y eso permite desarrollar un nivel más sofisticado en el idioma. 

2. No todo se deteriora con la edad… al contrario, ¡puede mejorar!

           De acuerdo a Antonella Sorace, profesora de lingüística en la Universidad de Edimburgo, los adultos tienen la capacidad del “aprendizaje explícito” y pueden entrar y analizar las reglas y la estructura que compone un idioma ya que tienen mejores capacidades cognitivas y de memoria. 

Además, estas capacidades mejoran con la edad. (Hardach 2018)

Por otro lado, investigaciones recientes demuestran que el aprendizaje de un idioma, y los ejercicios que impulsan el uso de la memoria, ayudan a manterner el cerebro en forma y previenen el ataque de enfermedades como el alzehimer y la demencia senil.

3. Los adultos son más hábiles en entender las reglas de un idioma.

Estudios en España e Israel concluyeron que los adultos, al aprender un idioma, utilizan estrategias para resolver problemas más avanzadas que los niños. (Hardach 2018)

Es decir, un estudiante adulto sabe lo que quiere, conoce la manera como aprende, entiende el mundo que lo rodea, y puede utilizar toda esta información para procesar todo el material nuevo que está aprendiendo. 

Sobra decir que en general los adultos han tenido más exposición a otros idiomas.

¡No te preocupes! Todos podemos aprender un idioma nuevo.

4. Obliga a socializar

Cuando una familia se traslada a otro país los niños inmediatamente tienen contacto con el idioma nativo a través del colegio. Más aún, ellos empiezan a interactuar en el idioma para poder hacer amigos y sentirse aceptados en el nuevo ambiente. Son cosas de supervivencia infantil.  

En cambio los padres de estos mismos niños pueden estar trabajando en una oficina completamente solos, usando el idioma nativo únicamente dos o tres veces al día. 

Esto hace que su integración al nuevo país sea más lenta, ya que probablemente busquen amigos o familia que hablen su mismo idioma por simple familiaridad.  Muchas veces a los adultos les da pereza conocer gente nueva. Como dice el comediante americano Jerry Seinfeld: “Después de cumplir los 30 ya no hay vacantes para amigos nuevos.”

Aprender un idioma obliga a la persona a interactuar socialmente en el nuevo ambiente.

Socializa y pierde el miedo al hablar inglés u otros idiomas.

5.El antídoto: ¡Tomémonos un tinto!

Un comercial de televisión hace muchos años en Colombia sugería a las personas que se tomaran un café para abrir su espacio a nuevas amistades. El slogan decía “tomémonos un tinto, seamos amigos”. 

Y no es secreto que la interacción social ayuda a mejorar en el desarrollo de las habilidades lingüísticas. Incluso, te sorprenderás al saber que esta interacción funciona también si estás estudiando un idioma extranjero en tu propio país ya que las conexiones con los compañeros de clase o con el profesor contribuyen positivamente al proceso de aprendizaje. 

Es por eso que en un proceso de language coaching en BSR Idiomas escogemos muy bien a nuestros coaches. Lo nuestro va mucho más allá de unas simples clases de inglés. Nuestros procesos buscan generar conexiones con calidez humana para garantizar el desarrollo de las competencias.

En conclusión, nunca es tarde para aprender un idioma. Los adultos tenemos muchas herramientas que nos permiten hacerlo sin problema. Asimismo, este proceso de language coaching nos garantiza beneficios cognitivos y de bienestar personal. 

No los pienses dos veces, let’s go for coffee and be best friends 4 ever!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top
Open chat
Comunícate con Nosotros
¿Cómo te podemos ayudar?